existen

 

 

Hace miles de años, en la ciudad de Belén, vivía un muchacho que se llamaba David. El joven cuidaba las ovejas de su padre.

Mientras estaba solo en el campo, David oraba y cantaba a Dios, él era su inspiración, le daba fuerzas para defender a sus ovejas cuando animales feroces como leones y osos querían comérselas.

regresaadelante

david