existen

Jeremías fue un hombre que vivió hace más de 2,600 años. Cuando tenía 13 años, Dios le pidió que le dijera al pueblo de Isrrael, que se arrepienta de sus pecados o si no, sufrirían el castigo por desobedientes.

Durante casi 40 años, Jeremías le dijo al pueblo que se arrepintiera y dejara de hacer cosas malas, cosas que no le gustaban a Dios, también les decía que dejaran de adorar a otros dioses, o de lo contrario Dios como castigo permitiría que sus enemigos les ganaran en las guerras.

En lugar de obedecer, el pueblo se enojaba con Jeremías, lo maltrataban y perseguían, hasta querían matarlo.

 

david

regresa adelante